sábado, 26 de enero de 2008

LOS GIRASOLES DE VAN GOGH

Van Gogh escucha
girasoles con su oreja cortada
y su locura se ilumina
en el jarrón vacío
dentro de la casa amarilla
al girar con el sol.

Van Gogh recorta estampas chinas
en su alucinación de niño
y pinta con un cuchillo amarillo
un gira-sol sediento.

Los cuervos sobre el trigal huyen
un sol se desangra vencido
y la noche violeta-violenta
anuncia en remolino
la soledad de la silla.

Un disparo en el pecho
pintó el último gira-sol
no amarillo sino rojo.

2 días soportó al llamado de los cuervos.

3 días después
en señal de duelo
el cielo se vistió de amarillo.