lunes, 19 de abril de 2010

EN CLAVE DE SOL-O


2 comentarios:

El Poeta Imaginario dijo...

Cuando intento escribir, lo que sea, lo que salga, lo que mi cerebro vomite en el momento menos pensado; es cuando experimento la soledad, que a veces es tan necesaria... aunque a veces me pregunto si realmente estoy solo porque la presencia de mi bailaora siempre está conmigo!

WALTER TOSCANO dijo...

Eso es cierto! Un abrazo, Eder.