viernes, 23 de noviembre de 2012

RECUÉRDAME

Recuérdame cuando haya olvidado mi nombre.
Sé que algún día, mientras escriba algo parecido
a lo que llaman carta de amor -a destinatario desconocido-,
habré omitido mi firma.

Entonces el sol de esta tarde se habrá extinguido
en mis ojos abandonados o en la fragilidad de mis brazos
que no alcanzan a descorrer las cortinas de mi habitación sombría.

Recuérdame que aún existen canciones de desolvido,
cuando enciendas la radio
hazme oír la voz que ya no está conmigo.

El olvido está a la vuelta de las agujas del reloj,
los besos que me dieron se han marchitado
al pie de las estatuas de arena de mares lejanos,
de amores lejanos que decidieron marcharse
-cuando loco de recuerdos- decidí refugiarme
para siempre en mí.

Walter Toscano

No hay comentarios: