domingo, 9 de diciembre de 2012

ESPECTROS


Cada pretendiente se convertía en fantasma de sangre real. Ella abría los ojos y, al no ver más que una sombra, volvía a dormirse. Así pasó el tiempo hasta que quedó ciega y con múltiples recuerdos de besos invisibles.

No hay comentarios: