miércoles, 17 de abril de 2013

TRAVESÍA



Uno a uno decidieron escapar de aquella invasión fluvial, de aquella estratagema del tiempo que les arrebataba parte de sus vidas; tomaron los remos y subieron a sus barcas. Habían iniciado la aventura con llantos infantiles. Pronto se descubrieron ancianos retratados en el ondeante espejo líquido y resolvieron descansar entre la ausencia de casas de madera. La lluvia, ya descorrida, mostraba un cielo cuasi albo. Luego de mirarse extrañados, sin emitir palabra alguna, continuaron su travesía aguas arriba ignorando si remaban por río o por cielo.

Walter Toscano
Casa Grande, marzo de 2013.

FIGURAS

No sé, murmura Sofía compungida. Ha leído una carta enviada por su novio. No sabe si estrujar el papel o guardarlo bajo el colchón. Mira fijamente el fondo del tacho de basura, se retracta; prefiere creer que todo no es más que una crueldad del tiempo donde las personas son juguetes enfrentándose unos a otros sin llegar a lastimarse el corazón. Camina hacia su habitación y toma una tijera. No obstante, la nostalgia que la asalta por la espalda como un tijeretazo mortal, la impulsa a recortar dos figuras cogidas de la mano. Finalmente las parte en dos.

Walter Toscano
Casa Grande, finales de marzo de 2013.